Principal

Su hija me bajó las notas, voy a aplicarle adecuaciones curriculares

Dr. Roberto Rodríguez B., Ph.D.

Especialista en Psicología Educativa

rrodriguezb0951@gmail.com

 

     Pienso que se habla mucho de las adecuaciones, pero los padres y madres de familia tienen algunas creencias erróneas acerca de su objetivo. De hecho, el título de arriba, en mi opinión no es totalmente cierto; refleja una idea equivocada de las adecuaciones y nosotros, como docentes, sin querer contribuimos a formar esas creencias equivocadas.

 

     Para comenzar, como sabemos, las adecuaciones curriculares se basan en la Ley 7600 y es la respuesta que el sistema educativo ha dado al hecho de que no todos los estudiantes aprenden de igual manera y se aplican porque algunos de ellos presentan necesidades educativas especiales.

 

     He visto docentes quienes, llevados por la mejor de las intenciones y con un gran deseo de ayudar a su estudiante, llaman a la mamá para informarle que, como su hija ha venido “sacando” bajas notas, la pondrá en adecuaciones curriculares. Esa posición envía el mensaje equivocado –en mi opinión- de que las adecuaciones son para subir las notas. El maestro o la docente debiera enfocarse en las condiciones que están causando las notas bajas de esa niña, las cuales le están creando necesidades educativas especiales, y luego ver qué adecuaciones necesita, en vez de pensar hacerle adecuaciones por las notas resultantes.

 

     Además, si el maestro aplica las adecuaciones por las “bajas calificaciones”, como en este caso, la verdadera causa del bajo rendimiento puede quedar oculta y pasar sin ser detectada a tiempo.

 

     He visto también como algunos docentes - llevados con la mejor de las intenciones- dicen a los padres que no le aplican las adecuaciones al niño porque “ya de por sí tiene notas altas”, como si el objetivo de las adecuaciones fuera mejorarlas, como si las adecuaciones se aplicaran por las notas que lleve el estudiante. Ese es el caso a veces de los niños con Déficit Atencional con hiperactividad, quienes muchas veces tienen cuadernos incompletos, se ponen de pie en clase a hablar con los compañeros, y el maestro le pregunta y le contesta correctamente; tienen buenas calificaciones en los exámenes y aun así, se merecen que les hagan adecuaciones curriculares, porque tienen una condición que les crea necesidades educativas especiales.

     Quizás la preocupación mayor con esas posiciones es que los padres se quedan con la idea de que las adecuaciones son para mejorar las calificaciones; y desarrollan expectativas que ni las adecuaciones ni el docente o la docente pueden satisfacer.

     Es importante entender que las adecuaciones curriculares no se aplican para mejorar o subir la nota; o para evitar que un estudiante “se quede”; se hacen porque el estudiante tiene una condición que le crea necesidades educativas especiales y encontrar esa condición, debiera ser la meta principal.

 

0 comentarios