Principal

Diario de un niño con déficit atencional

Dr. Roberto Rodríguez B., Ph.D.

Especialista en Psicología Educativa

rrodriguezb0951@gmail.com

 

5:40 a.m. Hoy desperté como cualquier día de escuela: mamá estaba a la par regañándome porque dice que tenía 10 minutos de estar llamándome. Yo me enojé.

5:45 a.m. Otra vez, mis papás me acusaron de que siempre amanezco de “chicha” y dicen que soy de los que, si amanecen de buenas, se tienen que pellizcar para enojarse solos.

6:00 a.m. Mamá me apuró para que saliera del baño, cuando yo estaba jugando con el agua y ni siquiera me había enjabonado.

6:20 a.m. Cuando llegué a desayunar, mamá dijo que yo era un lerdo para vestirme. Otra vez mis hermanos me ganaron. Yo quería ser el primero, pero no pude.

6:25 a.m. Papá me regañó porque dice que lo interrumpí cuando estaba hablando. Yo no me di cuenta cuando lo hice. Yo sólo me emocioné con lo que él estaba diciéndole a mi mamá y quise decir algo.

6:40 a.m. Igual que ayer, cuando ya iba para la escuela, tuve que devolverme, porque había dejado la lonchera. Mamá me dijo que yo era un olvidadizo. Papá y mis hermanos estaban bravos porque tuvieron que esperarme. Yo me sentí mal.

8:00 a.m. La teacher me regaña porque dice que yo estaba hablando con un compañero; pero él fue el que empezó y tuve que responderle. La teacher no me entiende.

8:50 a.m. Busco en el bulto la tarea que hice ayer, para entregarla a la teacher, y me doy cuenta que la había dejado olvidada. Lo que pasa es que no sé dónde la dejé.

9:20 a.m. “¿Cuándo va a entender que debe levantar la mano, antes de hablar?”, me dijo la teacher. Yo me sentí mal porque mis compañeros se dieron cuenta de que me regañaron.

10:00 a.m. La teacher me dijo que yo siempre estaba en la luna, porque me preguntó algo del 11 de abril y yo no sabía de qué estaban hablando en clase.

10:15 a.m. Los compañeros me dijeron que yo si que era lerdo, porque siempre tengo que pedir que no me borren la pizarra, para copiar.

10:30 a.m. La teacher entregó el examen de Español y me saqué un 42. Me sentí mal. No entiendo por qué tan baja la nota, si me pareció tan fácil el examen, y la vez pasada había sacado un 80 en Español. Yo le dije que las preguntas que había dejado en blanco no las había visto, que yo me sabía la materia, pero no me creyó. Ojalá mamá sí me crea.

11:00 a.m. La teacher me saca de la clase, porque dice que ya no me aguanta, que yo sólo sé conversar. Me siento mal, porque pasan otros chiquitos y me ven afuera.

2:00 p.m. Mamá está furiosa porque dice que tiene media hora de llamarme a estudiar y no le hago caso. Yo no la había oído.

 

2:05 p.m. Estoy estudiando, pero voy a tomar agua.

2:10 p.m. Estoy estudiando, pero voy al baño.

2::15 p.m. “¿Ahora qué?”, dice mamá, cuando le digo que tengo hambre.

2:20 p.m. Mi mamá se enoja cuando le digo que ya me lo sé todo.

2:25 p.m. Mamá se sienta a estudiar conmigo, porque dice que sólo así termino las cosas.

2:45 p.m. Mamá me regaña porque dice que yo tengo “pica pica” y no me quedo quieto; dice que soy un vagabundo. Yo termino llorando.

5:00 p.m. Por fin terminamos de estudiar.

7:15 p.m. Oigo a mamá dándole las quejas a papá, del examen de Español. ¿Quién sabe que me esperará al día siguiente?

7:30 p.m. Ya estoy acostado y de pronto me acuerdo que se me olvidó el bulto hecho. Seguro, mamá se va a enojar."

0 comentarios